Fallo de la Suprema por caso tumbas inundadas favorece a todos los clientes del cementerio

Hay un plazo de 90 días para que los propietarios de sepulturas y terrenos se hagan parte de la causa.

A contar del 17 de mayo, fecha en que la Corte Suprema dio la razón a los clientes del Parque Cementerio Cruz de Froward que demandaron por la inundación de tumbas en el recinto del kilómetro 7,5 norte, rige el plazo de 90 días que tienen todos quienes se han sentido afectados para hacerse parte de la causa. Por lo tanto, no sólo favorece a los 51 demandantes originales representados por el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac), sino a todos los clientes.

Una demanda colectiva es una herramienta legal que se utiliza ante los juzgados civiles y permite que muchos consumidores que tienen un mismo problema con la misma empresa, puedan obtener, en un solo juicio y con una sola sentencia, una sanción para el proveedor que ha infringido los derechos de los consumidores y las compensaciones equivalentes a daños materiales para los afectados.

En tal sentido, la Ley de Protección del Consumidor autoriza al Sernac, a las asociaciones de consumidores y/o a un grupo de consumidores afectados por un mismo interés (no menos de 50 personas), para que puedan presentar una demanda colectiva. Y, fue ese camino legal que siguieron los afectados, al menos en la instancia civil.

Anulación de contratos

“Lo único que ganamos con esto es poder anular los contratos y no seguir siendo clientes de la empresa”, expresó Sandra Muñoz, la primera denunciante de la demanda colectiva del caso tumbas inundadas.

Cabe recordar que la demanda civil fue levantada por 51 afectados que en representación de todos los clientes ahora podrán revocar el contrato con la empresa. “A partir de esto, no sólo los que entablamos la demanda, sino que además todos quienes sientan que se han visto perjudicados por las condiciones del terreno donde permanecen sus deudos, podrán seguir los mismos pasos que nosotros. Ante ello, la empresa estará obligada a concretar la exhumación sin costo y devolver los dineros del terreno, devolver la urna y reembolsar los cobros asociados. Pero lo más importante es que podrán revocar el contrato”, recordó la mujer que desde el 15 de febrero de 2011, arrastra la desazón de haber descubierto al exhumar a su pequeño hijo Claudio Monge Muñoz, que tanto el terreno, como la cripta se encontraban cubiertos de agua, el ataúd envuelto en un nylon y el cuerpo del menor flotando.

Para Sandra, lo más grave de todo es que la empresa habría tenido conocimiento desde 1993, de las malas condiciones de drenaje al interior del camposanto, por lo que lejos de pretender indemnizaciones, sólo se ha buscado justicia y que otros usuarios puedan en adelante, obrar en libertad de permanecer o no como clientes del Parque. “Entonces, tras este fallo cualquiera de los 8.500 clientes del Cementerio Parque Cruz de Froward que no estén conformes porque le vendieron un terreno sin saber que había agua en él, tienen 90 días para hacerse parte y poder anular su contrato, de modo que cuenten con la devolución del dinero pagado”.

Para mayor información, los interesados pueden tomar contacto con Sandra Muñoz al fono 964089564.

La Prensa Austral

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*