Sujeto quiso hacer una broma y quedó tras las rejas tras intentar asaltar una estación de servicios

Una jugarreta le costó caro a un hombre de 51 años, quien la madrugada de ayer llegó hasta un minimarket de una estación de servicios del sector norte de Punta Arenas con el fin de asaltar con un arma cortopunzante a los locatarios que atendían en ese momento, pero al no conseguir su objetivo se arrepintió de su acción, ofreciendo disculpas a las víctimas y asegurando que todo “había sido una broma”.

Sin embargo, aquella justificación ya era tardía, porque una patrulla de Carabineros ya estaba en camino, logrando arrestarlo y ponerlo a disposición de la justicia, teniendo que comparecer en el Juzgado de Garantía de Punta Arenas donde la fiscal Romina Moscoso lo formalizó por su autoría en el delito de robo con intimidación en carácter de frustrado.

Según se expuso en la audiencia, el hecho se suscitó a las 2,55 horas cuando el imputado identificado como Carlos Christian González Reyes ingresó encapuchado hasta el local comercial Punto Copec, localizado en la intersección de Avenida Bulnes con calle José González, acercándose a los vendedores al mismo tiempo que extraía desde uno de los bolsillos de su chaqueta un cuchillo cartonero, profiriendo amenazas a uno de los afectados, a quien le advirtió: “esto es un asalto, entrega todo el efectivo que tengas, no hagas nada ni toques la alarma”.

Al ver que los locatarios apretaban el botón de pánico y puesto que no obtuvo ninguna respuesta, se retiró del local sin sustraer especie alguna, no sin antes sacarse el pasamontaña que cubría su rostro y disculparse por su conducta indebida. De lo que no se percató es que todo su actuar delictual quedó registrado en las cámaras de seguridad instaladas dentro del recinto.

Bajo este tenor, la persecutora le solicitó a la magistrada Connie Fuentealba ordenar el ingreso a la cárcel del antisocial, argumentando que al momento de la detención de éste se le encontró el arma en su poder, además ambos trabajadores lo reconocieron visualmente como el autor del ilícito lo que fue corroborado con las grabaciones audiovisuales que captaron lo sucedido.

No obstante, la defensora Vania Cáceres se opuso fervientemente, aseverando que el hecho se enmarcaría en una tentativa desistida y que el actuar de su representado no se encasilla en el delito por el cual fue acusado. Sin embargo, la jueza de Garantía desestimó estas alegaciones, decretando el encarcelamiento de González Reyes y fijando un plazo de 70 días para sustentar la investigación.

Las cámaras de seguridad captaron al antisocial encapuchado amenazando uno de los vendedores a quien le exigió la entrega del dinero.

Al no conseguir su cometido, el imputado se sacó el pasamontañas que llevaba puesto y ofreció disculpas por su presunta broma.

La Prensa Austral

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*