A la cárcel dominicano por droga y tenencia de armas: poseía sofisticado sistema de vigilancia

La investigación de la Fiscalía y la Brigada Antinarcóticos y del Crimen Organizado de la PDI realizó la investigación durante cuatro meses, la cual se denominó Operación “Diamarchris”, nombre de la peluquería del imputado.

Luego de la ampliación de la detención que se realizó en el Juzgado de Garantía de Punta Arenas a petición de la Fiscalía, esto por la investigación desarrollada contra un ciudadano dominicano, ayer fue formalizado y enviado a prisión preventiva por delitos de drogas y armas.

El fiscal de drogas, Manuel Soto, dio a conocer en la audiencia que el imputado Antonio Castaños Blanco, de 39 años, y quien reside en Magallanes desde hace cuatro años, se inició una investigación en su contra por los hechos que de acuerdo con los antecedentes recabados por la Brigada Antinarcóticos y del Crimen Organizado (Brianco) de la PDI junto a la Fiscalía, lograron determinar que estaría involucrado en comercializar sustancia ilícita. Se indicó que a través de las diferentes herramientas para investigar, se pudo determinar que el imputado se trasladaba a Santiago para ingresar la droga a la Región de Magallanes. En esas circunstancias, se detalló que el 17 de noviembre de 2019, el dominicano arribó a Punta Arenas desde Santiago en un vuelo comercial, coordinando la droga con un tercer sujeto. En este sentido, se indicó que el imputado tenía dos domicilios en Punta Arenas, siendo el 18 de noviembre que los efectivos policiales con una orden judicial, ingresaron a los dos inmuebles, deteniéndolo en calle Chiloé, no sin antes que el imputado arrojara una bolsa que tenía en su poder por una ventana. En la bolsa se encontró que tenía en su interior 55 bolsas transparentes que tenía clorhidrato cocaína, misma sustancia que fue hallada en otra bolsas al interior del  domicilio. Al imputado se le encontró medio millón de pesos aproximadamente en dinero efectivo, computadores, celulares, televisor, un drone, cámaras fotográficas, cámaras de televigilancia, con un monitor. Además de la incautación de un vehículo BMW.

Posteriormente, el personal policial concurrió hasta un domicilio de calle Sara Braun, donde el imputado tenía una caja con 12 bolsas en cuyo interior había clorhidrato de cocaína, y bajo el colchón de una cama dinero en efectivo, máquinas dosificadoras, una balanza digital  utensilios con residuos de un polvo blanco. El total de la droga incautada alcanzó los 181 gramos de clorhidrato de cocaína, droga que estaba dividida en 256 dosis y que está avaluada en el comercio ilícito en más de 5 millones de pesos.

Además, en la revisión al domicilio, munición calibre 22 y 9 milímetros, tres armas de fuego (2 revólver y 1 pistola), una pistola de aire comprimido, dinero en efectivo, todas especies que fueron avaluadas en 11 millones de pesos. Con estos antecedentes, al imputado se le formalizó por los delitos de tráfico de drogas, tenencia ilegal de municiones y porte ilegal de arma de fuego. “

El juez Franco Reyes le impuso al imputado la medida cautelar de prisión preventiva, por representar su libertad un peligro para la seguridad de la sociedad. “El imputado estaba siendo investigado desde hacía cuatro meses aproximadamente por un delito de tráfico de drogas, para ello se utilizaron técnicas de la ley 20.000, que rindió resultados cuando se ingresó a dos domicilios del imputado y encontrando sustancia ilícita dosificada, armamento y municiones. La investigación da cuenta que esta personas viajaba de manera constante a la Región Metropolitana, donde coordinaba el envío de la sustancia ilícita. El no era quien transportaba la droga, siempre eran terceras personas, pero el las recibía para distribuirlas a los diferentes consumidores de la zona. Al imputado se le atribuye su responsabilidad en los delitos de tráfico de drogas y porte y tenencia ilegal de armas de fuego y municiones. Hay que realizar diversas pericias a la droga y armas, además de la participación de otras personas, como la conviviente del imputado, quien tras ser detenida quedó en libertad luego de prestó declaración. No se descarta la participación de otras personas, pero la autoría del delito es del imputado, lo que da cuenta la investigación”, señaló el fiscal de drogas del Ministerio Público, Manuel Soto.

El plazo para el cierre de la investigación se fijó en 80 días.

Operación Diamarchris

El comisario Patricio Flores, jefe de la Brigada Antinarcóticos y Contra el Crimen Organizado Punta Arenas, explicó que la llamada operación “Diamarchris”, nombre de la peluquería del imputado, se trata de una investigación de cuatro meses donde se estableció que el imputado vendía y traficaba droga, tanto a adictos como a consumidores de la ciudad, en forma periódica y sistemática. Mantenía dos inmuebles, uno que era utilizado como fachada de local comercial, -en este caso una peluquería- y a su vez mantenía otro inmueble, una casa de seguridad, que en este caso puntual mantenía la droga, armas de fuego y otras evidencias de interés criminalístico para la investigación”.

El Pinguino

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*