Presidenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos Hernando de Magallanes: “Es lamentable que por unos pocos paguemos todos”, afirmó Raquel Alvarez por mal uso de sedes vecinales

La noticia que entregó ayer La Prensa Austral, de que el municipio decidió caducar el comodato a la sede que administraba el Consejo Vecinal de Desarrollo del barrio Simón Bolívar, repercutió al interior de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos Hernando de Magallanes.

Su presidenta, Raquel Alvarez Villarroel, señaló que para los dirigentes es penoso enterarse de hechos como estos. No es bueno que se le caduque un comodato a una organización.

Ahora entiende que existen normas y reglas que deben cumplirse. De ahí la frase que usó: “es lamentable que por unos cuantos paguemos todos”.

Y si bien la medida rige para todos por igual, sin excepciones, planteó que las juntas de vecinos se ven en la obligación de arrendar las sedes para cumpleaños, cenas o eventos sociales, “porque necesitamos pagar los consumos básicos. Muy del municipio serán los comodatos pero de ellos no recibimos ayuda para la mantención. Todos arrendamos una vez al mes para costear esto”.

Sostiene que son 108 juntas vecinales, unas 15 ó 20 no están con directorio vigente, pero las restantes unas 80 no le dan mal uso a las sedes.

En todo caso calificó de penoso que se haga mal uso de los recintos, y entiende que es un derecho municipal caducar cuando hay denuncias de los vecinos. “Eso está bien porque tienen la obligación de fiscalizar.

“Cuando se entrega un comodato es para que la sede la usen los vecinos, en diversas actividades, también los niños y jóvenes”.

Mayor contacto vecinal

La dirigenta aprovechó de enviar un mensaje a los concejales y alcalde a reunirse más con los dirigentes sociales. Encuentros han solicitado, porque para ellos es importante dar a conocer lo que están haciendo y las necesidades que tienen.

Incluso, dijo, que antes podían pedir dos premios al año para un bingo en beneficio de algunas organizaciones, “ahora es una vez al año y te dan un hervidor o una churrasquera”.

El municipio no ayuda mucho a los dirigentes a mantener las organizaciones y reiteró que “las boletas hay que pagarlas”.

Comodato

Producto de la acumulación de reclamos, el jefe comunal pidió el voto del Concejo Municipal para caducar el comodato a la sede administrada por el Consejo Vecinal de Desarrollo del barrio Simón Bolívar.

Claudio Radonich dijo que la mayoría de las sedes vecinales funcionan bien, como lugares de encuentro para vecinos, y el trabajo de los dirigentes es enorgullecedor, “pero también nos enteramos cada tanto tiempo que algunas sedes se usan para after de manera permanente y ello genera un problema para todo el vecindario, por ruidos y temas de seguridad”.

La Prensa Austral

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*