TABSA incorpora a la primera mujer jefe de máquinas de la marina mercante regional

Nacida en Viña del Mar y procedente de Quilpué, la ingeniera Gabriela Pando, asumió recientemente como Jefa de Máquinas del ferry Kaweskar de TABSA, nave que opera en Primera Angostura, convirtiéndose en la primera mujer en ocupar ese cargo en la marina mercante regional. “La incorporación de Gabriela se enmarca en la iniciativa que lidera TABSA que busca incorporar, al menos, a una mujer en cada una de las 12 embarcaciones que conforman la flota de la empresa que opera en Magallanes y Los Lagos”, destacó Cristobal Kulczewski, Gerente General de la compañía marítima.

Gabriela Pando, de 31 años, estudió ingeniería en Marina Mercante mención máquinas y en 2020 ascendió a segundo ingeniero. Todo empezó en 2009 cuando ingresó, en primera instancia, a estudiar la carrera de Ingeniero civil electrónico en la Universidad Católica de Valparaíso. “Todos los días viajaba por el litoral hacia Valparaíso, mi hermano se cambió a marina mercante y empecé a averiguar la malla curricular en la (Universidad) Andrés Bello y me empezó a interesar de a poco porque vi que era una carrera que tenía mucha flexibilidad en viajes y lo que más me interesó fue el tema de estudios porque el primer año es común y luego se elige máquina o puente. Y me gustó que sea una ingeniería que se aplica de inmediato, o sea, usted estudia combustión después, en la práctica, de inmediato estará en el barco viendo motores, desarmando, viendo piezas, haciendo análisis de aceites, de combustibles”, recuerda con entusiasmo.

El inicio de su experiencia laboral no estuvo exento de desafíos. Por su condición de mujer, cuenta, los oficiales hombres temían que fuera a cometer errores a la hora de intervenir los equipos mecánicos que permiten navegar a una embarcación. “Siempre tuve que estar bien presente porque en un comienzo nadie me quería explicar o enseñar. Después, cuando me fueron conociendo en la práctica el trato fue de igual”, agradece y reconoce que tuvo “ganas de desistir porque era cansador que todo el tiempo se me juzgara por ser mujer y no por mi desempeño profesional, era netamente discriminación.”

Con más experiencia y con un merecido lugar en la marina marcante, Gabriela postuló al cargo de jefe de máquina en TABSA. “Mandé el currículum y me llamaron de inmediato. Aquí el recibimiento ha sido espectacular así es que me siento muy cómoda”, dice esta innovadora profesional que navegó anteriormente en las aguas de la zona austral a bordo del buque tanque Pionero, que prestaba servicios en la refinería de San Gregorio y el terminal de Cabo Negro de Enap.

“Al principio es difícil, se extraña, pero con los años una ya se acostumbra. Uno siempre quiere estar con la familia, pero me gusta lo que hago, he tenido muy buen recibimiento de los jefes”, comenta y destaca la tecnología del ferry Kaweskar “que cuenta con 4 motores Caterpillar.” “La máquina de aquí está espectacular, se mantiene muy bien. En el Departamento de Máquina nos encargamos que siempre esté todo bien, sin filtraciones, que esté limpio. Estamos muy atentos a las mantenciones que debamos hacer, tanto en la máquina como en toda la cubierta, en las ramplas, el sistema hidráulico.”

 

Mensaje a las mujeres

A partir de su experiencia, Gabriela recomienda a sus congéneres que “nunca se olviden de ser mujer, de la feminidad,” y que “se atrevan, que estudien, que sean metódicas porque en el ámbito de máquinas siempre hay que estar estudiando, siempre con ganas de desarmar cosas, de ver. Que se atrevan, porque siendo constantes les va a ir bien.”