La alcaldesa Antonieta Oyarzo visitó a un grupo adultos mayores para escuchar de primera mano sus necesidades y problemáticas.

La autoridad aprovechó el recorrido para distribuir bolsas con alimentos y elementos de higiene.

Los vecinos se mostraron sorprendidos, pero también alegres por la visita que tuvo como propósito central conversar acerca de sus distintas condiciones de vida. Algunos han atravesado la pandemia con escasos recursos y sin compañía, según relataron en confianza.

“Uno de los temas más difíciles para los adultos mayores es la soledad”, comentó la alcaldesa quien reconoció que su profesión de origen, la asistencia social, le ha permitido un mejor acercamiento a las necesidades de los ancianos.

Los abuelos no se reservaron los gestos de afecto hacia la máxima autoridad municipal aunque reconociéndola por su popular apodo. “¡Es la Pili!, muchas gracias por venir alcaldesa, por preocuparse de nosotros”, indicó una de las vecinas con problemas de movilidad y que la esperó afuera de su casa.

“Es importante hablar con los abuelos, darles contención, escucharlos, es el verdadero sentido de este recorrido”, explicó la autoridad.

“Ya nos volveremos a ver más tranquilos”, indicó Nubia, una de las vecinas.

La alcaldesa Oyarzo se comprometió a una nueva visita en el breve plazo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.