Punta Arenas: Autoridades coordinan acciones para poner fin a “roncadores” y “carreras clandestinas”

Reuniones y operativos aislados han estado lejos de ser una solución para los problemas que se advierten durante varios días de la semana en diversos puntos de la ciudad, asociados a la irresponsabilidad de conductores que han convertido en verdaderas pistas de carreras las calles y avenidas de Punta Arenas.

Lejos de aplacarse con la imposición del toque de queda, el rugido de los motores parece incluso haberse intensificado. Así, al menos, lo han advertido vecinos del sector sur y, muy en especial, los del barrio Archipiélago de Chiloé, quienes a través del dirigente José Necul han reiterado su denuncia respecto a una situación  que no da tregua y que reconocen está llegando a un grado de “desesperación”.

El alcalde Claudio Radonich admitió que la situación se ha tornado gravísima y que los propios vecinos han hecho llegar información acerca de los protagonistas de estas jornadas nocturnas y de madrugada. “Uno entiende que este tipo de acciones esté generando molestia y es por eso que vamos a coordinar con Carabineros, PDI y las Fuerzas Armadas para retomar los operativos”. Asimismo, dijo que también se espera contar con la colaboración de la gobernación provincial, con la que se desarrolló un trabajo coordinado para atender los problemas que hace algunos meses plantearon los vecinos de Pueblos Unidos.

El jefe municipal señaló que a la situación de los “autos roncadores” y “carreras clandestinas” se deben agregar fiestas que se desarrollan hasta altas horas de la madrugada e, incluso, hasta el día siguiente, muchas de las cuales -destacó- han sido denunciadas por los propios vecinos y desbaratadas durante los operativos que han venido desarrollando las policías y la Coordinación Regional de Seguridad Pública.

Para apurar el tranco en el sentido de adoptar las medidas de prevención y fiscalización, el alcalde Radonich llegó ayer hasta la Prefectura de Carabineros, donde abordó el tema con el general Patricio Figueroa. En el encuentro se acordó desarrollar un plan que permita de una buena vez poner freno al “dolor de cabeza” que deben enfrentar los vecinos debido al incumplimiento de la ley por parte de algunos conductores.

De esto último, mencionar que el incumplimiento da cuenta de transitar durante horario de toque de queda, exceso de velocidad y utilizar “roncadores” que están prohibidos de acuerdo con la Ley de Tránsito. A esto, además, se pueden asociar otros delitos (eventual conducción en estado de ebriedad y/o sin documentación, entre otras).

La Prensa Austral

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.