Conductora que huyó de control militar no admitió responsabilidad

No admito responsabilidad”, respondió ayer en audiencia Javiera Balbontín San Francisco, conductora que el pasado 15 de noviembre intentó huir de un control en toque de queda y casi pasa a atropellar a los efectivos militares.

Algo muy parecido al episodio que protagonizó el miércoles de la semana pasada, cuando guiaba un vehículo acompañada de amigas en horario de toque de queda y nuevamente huyó al ser fiscalizada por una patrulla militar en Avenida España casi al llegar a Angamos. Al ver que las súplicas de nada le servían frente al personal de Ejército, optó por emprender la huida y al escapar topó un vehículo y nuevamente casi atropella a los efectivos militares.

La diferencia con la vez anterior es que no salieron en su persecución y que el accionar quedó grabado en la cámara de uno de los efectivos. La imagen se compartió en muchísimas partes y fue tomada por canales nacionales de televisión.

La Fiscalía encargó la investigación a la Sip de Carabineros y en algún momento podría ser formalizada para responder judicialmente por este episodio de connotación pública.

A juicio

Javiera Balbontín compareció ayer en audiencia por un procedimiento simplificado por el delito de “conducción en estado de ebriedad, daños y lesiones leves”, con defensa particular a cargo de la abogada Andrea Bluck.

El juez leyó el requerimiento de la Fiscalía, que resume el episodio que ese 15 de noviembre protagonizó de madrugada, conduciendo en estado de ebriedad por la vía pública,

Funcionarios de Ejército que realizaban fiscalizaciones en toque de queda, intentaron controlar al vehículo de la mujer en la esquina de Avenida Eduardo Frei y Rómulo Correa. Pero intentó evadirlo, “acometiendo con el vehículo contra el personal militar, quienes intimidados por la acción lograron esquivarla para evitar el atropello y se dio a la fuga del lugar”. La persiguieron y alcanzaron en calle General del Canto, frente al N°0642.

En el auto iban otras dos mujeres y ninguna tenía salvoconducto. Las tres mujeres, según la Fiscalía, deberán responder por el artículo 318, atentado contra la salud pública.

Pero en el caso de la conductora, la Fiscalía pide que se le imponga una pena de 540 días de presidio, más multa de 10 UTM y suspensión de la licencia por dos años. Más otra pena de 540 días por “atentado contra la autoridad”.

“No hay modificaciones al requerimiento”, dijo al juez el fiscal Manuel Soto.

Por estrategia de la defensa, la requerida no admitió responsabilidad y optó por ir a juicio. La preparación se agendó para el 24 de junio, a las 8,30 horas.

Igual respuesta entregó Macarena Traba. No así Constanza Chandía que no se presentó a la audiencia telemática.

La Prensa Austral

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.