Familia que sobrevivió a brutal explosión recibió su casa propia en la población Glaciar Serrano

Emocionada, agradecida y feliz se mostró Priscila Núñez al recibir las llaves de su casa propia en la población Glaciar Serrano, donde vivirá junto a su familia que al igual que ella sobrevivieron a una brutal explosión que los dejó con graves lesiones y que destruyó la pieza que arrendaban.

Los hechos ocurrieron el lunes 8 de junio del año pasado en la calle Almirante Latorre Nº 450 interior (sector sur de la ciudad). El grave accidente tuvo lugar en una pequeña habitación que arrendaban Priscila junto a su pareja Javier Meneses y el pequeño de ambos, Alejandro, en esos momentos de tres años.

Hacía aproximadamente tres días que habían llegado a vivir al lugar.

Ante el mal olor que notaron en la habitación, donde no lograron identificar que se trataba de una fuga de gas, decidieron encender un incienso.

Apenas salió la llama del encendedor, como en las películas, se vieron envueltos en fuego, mientras la fuerte explosión destruía la pequeña habitación de material ligero.

El papá alcanzó a reaccionar y con su cuerpo protegió a su pequeño hijo, saliendo con él en brazos.

El estruendo que se registró a las 16,30 horas de ese día y se escuchó en gran parte de Puerto Natales. La honda expansiva desarmó totalmente la pequeña habitación, siendo un verdadero milagro que salieran con vida de aquel lugar.

Graves lesiones
y a Santiago

Los tres integrantes del grupo familiar con visibles quemaduras en todo el cuerpo y sus ropas destrozadas fueron auxiliados por los vecinos quienes los trasladaron de inmediato en vehículos particulares al Hospital Augusto Essmann. Es así que al centro asistencial Javier ingresó con quemaduras en un 46% de su cuerpo, Priscila con un 40% y su pequeño con un 35%.

Lo último que recuerda Priscila es que estaba en el hospital de Natales e iba a ser evacuada a Punta Arenas.

Un mes después de transcurrido el siniestro despertó (estuvo todo ese tiempo en coma inducido) pensando que estaba en el Hospital Clínico de Magallanes. Pero realmente se encontraba en Santiago en un hospital que no recuerda su nombre. Allí también estaba su pareja, mientras que su pequeño era atendido en el Hospital Calvo Mackenna de la capital.

Un nuevo comienzo

El largo tratamiento logró buenos resultados. En septiembre de 2020 pudo retornar a su ciudad natal de Puerto Natales junto a su pequeño para reencontrarse con su pareja que había viajado una semana antes.

Durante el tiempo que permanecieron en Santiago el ex gobernador provincial Raúl Suazo realizó las gestiones para que fueran favorecidos con la casa propia. Ellos, desde hacía seis años, que estaban arrendando, por ello su alegría al recibir -la semana pasada- las llaves de su nuevo hogar en el loteo Glaciar Serrano. Allí, Priscila pudo visitar su nueva casa tras la ceremonia que fue encabezada por la intendenta regional Jennifer Rojas.

En franca recuperación dice que “ya estamos mejor. Estamos saliendo de a poco adelante”.

Agradecimiento
a la comunidad

Al retornar a Puerto Natales supo del cariño de los natalinos, que durante su estancia en Santiago realizaron diversas campañas de ayuda, conmovidos con lo que les había sucedido.    

“Cuando salí me enteré y quería agradecerle a la gente natalina. Gracias a ellos pude recuperar parte de las cosas que perdimos. Y gracias a ellos, que fueron muy generosos con nosotros, es que pudimos salir adelante”, manifestó conmovida, al tiempo que también agradeció las gestiones realizadas por el ex gobernandor.

Hoy junto a su pareja y su pequeño de cuatro años (los cumplió en octubre del año pasado) se encuentran asistiendo al Centro de Rehabilitación Cruz del Sur de Puerto Natales, donde reciben el apoyo profesional de terapeutas, kinesiólogos y psicólogos, para continuar su recuperación tras haber milagrosamente salvado sus vidas.

La Prensa Austral

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.