Conmoción en Natales por repentino deceso de destacado empresario gastronómico

Conmoción provocó en Puerto Natales el repentino fallecimiento del destacado y conocido empresario gastronómico, Carlos Araya Venegas, propietario del Restaurante La Picada de Carlitos.

Su muerte se produjo en la tarde de ayer por causas naturales en su predio en el camino 4 del sector de Huertos Familiares.

Carlos Araya había nacido hace 62 años (23 de enero de 1958) en el pueblo de Pemuco, provincia del Ñuble. A los 18 años llegó a Ultima Esperanza a cumplir con su servicio militar, radicándose en la zona. Tras ello trabajó en restaurantes de la comuna y luego en Argentina. A su retorno a la ciudad se instaló con un pequeño emprendimiento, el cual tuvo una excelente acogida. Hace 18 años se estableció con su Restaurante La Picada de Carlitos en la esquina de Esmeralda con Blanco Encalada. La calidad de su servicio fue ganando adeptos, llegando a servir 800 platos diarios en la temporada de turismo.

Carlos Araya era una persona muy querida y responsable. En su local era característico que se acercaba a sus comensales para conocer su opinión sobre el servicio entregado. Su esposa Liliana Zúñiga señaló que “era muy querido y conocido” y que ayer al conocer su repentina partida había recibido llamados desde distintas regiones del país. Destacó que en estos momentos de dolor han logrado el consuelo en su fe en Dios, al ser una familia que profesa la fe cristiana, siendo miembros de la Iglesia Evangélica Pentecostal. Al destacado y querido empresario le sobreviven su esposa y sus cuatro hijos Marcelo, Luis, Juan Carlos y Nicolás y su nieta Bianca.

Sus funerales tendrán lugar hoy en el Cementerio Padre Pedro María Rossa.

La Prensa Austral

1 Comment

  1. Descanse en paz, fortaleza a su familia, un año que ha marcado a los Natalinos, personas muy conocidas y queridas nos han dejado, con La pandemia que se vive, no ha dejado acompañar a su última morada…. Gracias por su legado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.