La jefa del Sea de Magallanes que pasó a ser lobbista de una salmonera y ahora dirige el Sea de Los Ríos

Karina Soledad Bastidas Torlaschi, bióloga de la Universidad Austral, tiene experiencia al interior del Servicio de Evaluación Ambiental (Sea). De acuerdo con información disponible en Transparencia activa del Sea, entró a la división de Magallanes y de la Antártica en 2010, donde permaneció por siete años. El 1 de julio de 2017, Bastidas decidió renunciar al cargo de directora regional de la entidad, trabajo por el cual ganaba 4,8 millones de pesos. Al parecer, una nueva oportunidad laboral se presentaba, pero esta vez, alejada del servicio público.

Según consta en el portal de audiencias y reuniones de lobby del Consejo para la Transparencia, el 15 de marzo de 2018, Bastidas sostuvo una audiencia como lobbista y representante de la productora, procesadora y exportadora de salmones y truchas, Australis Seafoods S.A. El objeto de la reunión fue presentar un proyecto de planta de procesamiento de pescado de 70 millones de dólares al Servicio de Evaluación Ambiental, representado por su antiguo colega y ahora director del Sea en Magallanes, José Luis Riffo Fideli.

Se desconoce cuándo la bióloga comenzó a trabajar con la salmonera, pero en concreto pasó de trabajar de la entidad fiscalizadora de medioambiente a una empresa fiscalizada por el servicio en un máximo de ocho meses. De ahí en más, Karina Bastidas registró otras cinco reuniones con distintos representantes estatales. De éstas, dos fueron con Hernán Brücher Valenzuela, director ejecutivo del Sea; antiguo superior de Bastidas cuando se desempeñaba como directora regional. Una tuvo lugar el 10 de julio mientras que la segunda se realizó el 22 de octubre de 2018.

Sus esfuerzos llegaron a buen puerto a inicios de 2019. El 24 de enero, según consta en la página del Servicio de Evaluación Ambiental, la Planta Procesadora Puerto Demaistre, de propiedad de Australis Seafoods S.A., fue aprobada por la entidad, ante críticas y protestas de organizaciones y comunidades de Puerto Natales, ciudad en que sería construido el millonario proyecto. Su tramitación sólo requirió de una Declaración de Impacto Ambiental (Dia) por parte de la empresa, sin que se ordenara un Estudio de Impacto Ambiental (Eia).

Las buenas noticias laborales no terminarían ahí para Karina Bastidas. El 1 de febrero, ocho días después de que se aprobara la planta, la bióloga fue seleccionada nuevamente como directora del Sea. Esta vez, en la Región de Los Ríos.

La designación no pasó inadvertida. El medio Resumen publicó el 30 de abril de 2019 un artículo donde daba cuenta de una denuncia presentada por distintas organizaciones al Sea en la que se denuncia “falta de probidad administrativa y conflictos de interés en la gestión” de Karina Bastidas.

En el reportaje de Resumen se revela además una situación aparentemente irregular. El 4 de abril de 2019, cuando ya ejercía como representante de Australis, Bastidas “firmó un acta de evaluación a nombre de la empresa salmonera”. Dos días después, el 6 de abril, ésta firmó un acta de visita al terreno donde se llevaría a cabo el proyecto. Esta vez, la lobbista firmó como parte del Servicio de Evaluación Ambiental.

El medio digital Interferencia tuvo acceso al acta que firmó como funcionaria del Sea, aun cuando ya había presentado su renuncia y se encontraba trabajando como lobbista de Australis para el proyecto evaluado. En el documento, se puede apreciar que Bastidas firma debajo de José Luis Riffo, el nuevo director regional de Magallanes, utilizando incluso, el mismo lápiz.

“Esta planta faenadora de salmones contigua a la ciudad de Puerto Natales tendrá emisiones de 23 mil metros cúbicos de residuos líquidos y un consumo de 120 mil litros de agua potable diarios”, explica Juan Carlos Cárdenas, médico veterinario y director del Centro Ecocéanos. A su juicio, “la puerta giratoria de Karina Bastidas entre la dirección regional del Sea de la Región de Magallanes, la empresa Australis Seafoods, y posteriormente la dirección del Sea en la Región de Los Ríos, evidencia los conflictos de interés derivados de la captura de altos funcionarios del Estado que manejan información privilegiada […] permitiendo la imposición de destructivas mega inversiones en la prístina Patagonia chilena”.

Sea no habla al respecto

Interferencia contactó el pasado lunes 28 de septiembre al Servicio de Evaluación Ambiental para consultar sobre el posible conflicto de interés presente en la designación de Karina Bastidas como directora regional del Sea en la Región de Los Ríos luego de que actuara como representante y lobbista de una empresa salmonera, así como también para solicitar una entrevista tanto con Bastidas como con el director nacional, Hernán Brücher. Desde el departamento de comunicaciones indicaron que no se referirían al tema, puesto que “Contraloría ya emitió un dictamen al respecto”, comprometiéndose a enviar el documento resultante a la brevedad. Esto nunca ocurrió.

Siguiendo la escueta información entregada por el Servicio de Evaluación Ambiental, Interferencia tomó contacto con la Contraloría General de la República (CGR), quienes a través de su equipo de comunicaciones indicaron que, en una primera revisión, no encontraron ningún dictamen específico bajo el nombre de Bastidas. Sólo existía la resolución exenta correspondiente a su nombramiento como directora del Sea en Los Ríos, documento que fue archivado de inmediato ya que por ser “exento de toma de razón” éste no se encuentra bajo control de la CGR, teniendo como fin el mero registro del mencionado nombramiento.

Sin embargo, Contraloría explicó que podía existir un dictamen respecto al nombramiento de Bastidas, pero al no contar con la fecha, el número de registro o el denunciante que gatilló dicho dictamen; era imposible encontrarlo.

Interferencia volvió a contactar a comunicaciones del Sea para solicitar alguno de estos tres datos, sin recibir respuesta alguna al cierre de esta nota a pesar de haber recibido y visto los mensajes.

La Prensa Austral

Be the first to comment

Deja un comentario