José Fernández: “Como había tanto revuelo y especulación, llamé y me dijeron que era efectivo que me iban a pedir la renuncia”

El hasta ayer intendente de la Región de Magallanes admite que venía pensando hace un tiempo en renunciar al cargo. “Creo que tuve más problemas con la gente de mi sector por distintas razones”, dice al tiempo que reconoce que fue bien tratado por la oposición.

El hasta ayer intendente regional, José Fernández, comenzó la semana como siempre encabezando el informe diario respecto a la situación del coronavirus en la Región de Magallanes, pero en la tarde él mismo debió llamar a La Moneda para ver si eran ciertos o no los rumores que desde hace algunos días circulaban sobre su eventual salida y que el fin de semana se acrecentaron especulándose incluso con algunos nombres.

Al igual como le ocurrió al primer intendente de esta segunda administración Piñera, al arquitecto Christian Matheson, que estaba en Santiago realizando reuniones con los ministerios para la discusión presupuestaria y se encontró con que fue removido, esta vez a Fernández le pasó lo mismo.

Ni siquiera él presentó la renuncia como oficialmente lo informó ayer tarde el gobierno. Sino que el jefe de la división de Gobierno Interior, Pablo Galilea, le confirmó que lo iban a llamar para pedirle la renuncia. El mismo personero que vino en visita relámpago hace un par de meses y ratificaba el respaldo al intendente, le decía esta vez que ya no seguiría en el cargo.

A las 18,02 horas José Fernández recibió el llamado de La Prensa Austral donde admitió que un poco antes había sido removido del cargo.

– ¿Intendente, usted fue que llamó a La Moneda para ver su situación?

– “Sí. Como había tanto revuelo y especulación para confirmar si era cierto o no y me dijeron que era efectivo que me iban a pedir la renuncia”.

– ¿Qué le dijeron?

– “Me dijo que me iban a avisar hoy día (ayer). Así que sería para hoy (ayer). Pero ya oficialmente me avisaron que me estaban solicitando la renuncia al cargo”.

– ¿Y quien le comunicó esto?

– “Pablo Galilea, jefe de la división de Gobierno Interior”.

– ¿Ni siquiera lo llamó el ministro del Interior?

– “No. Ni el subsecretario”.

– ¿Intendente, cree que le están pasando la cuenta por el manejo de la pandemia?

– “Yo creo que a alguien tienen que culpar del asunto, pero a alguien que tienen puesto un año y siete meses y no lo dejan cambiar un seremi, no lo dejan tomar decisiones, no sé quién es el responsable”.

– ¿Se repite lo ocurrido en agosto que cuando se decide aplicar cuarentena a Punta Arenas ni siquiera fue consultado previamente como primera autoridad regional?

– “Acá hay muchas cosas. Los seremis que cambiaron los pusieron ellos. Ni siquiera consultaron al intendente”.

“La última seremi que nombraron, que fue la de la Mujer (Daisy Carrera), ni siquiera he recibido una llamada del Ministerio de la Mujer o de la subsecretaria para decirme que iban a designar a esa persona. Apareció sola acá a presentarse”.

– ¿Se sentía gobernando solo hace tiempo ya?

– “Sí. O sea te digo que hace ya bastante tiempo le estaba dando la vuelta de renunciar, porque no había ningún apoyo del nivel central”.

– ¿Podría haber renunciado antes que viniera Piñera a fines de agosto?

– “Podría haber sido”.

– ¿Y después que vino Piñera le dijo algo personalmente, en el sentido que le hizo cambiar la visión?

– “No. Con el Presidente no hablamos el tema de si me iban a cambiar o no. Hablamos lo que estaba pasando en la región”.

– “Lo que pasa que al final tú vas haciendo tu trabajo. Hay cosas que sí de repente resultan y bueno sigues dándole, pero también llega un punto en que el asunto no da para más. Así que bueno, por los dos lados”.

“Y si ahora ellos consideraron que aquí en este momento no daba para más enhorabuena”.

Factor Radonich

– ¿Sintió que hubo personas que le molestaron en su gestión como el alcalde Claudio Radonich, que incluso el fin de semana señaló que las medidas como una cuarentena no estaban siendo efectivas?

– “Mira, yo no quiero entrar en peleas si el alcalde estaba molestando o no estaba molestando. El alcalde tiene que hacer su pega y yo trataba de hacer la mía”.

– ¿Se va dolido del gobierno?

– “Fíjate que no. Yo estaba esperando que en algún momento esto se terminaba por parte de ellos o lo terminaba yo”.

– ¿Además le correspondió asumir en un escenario complejo en que antes de cumplir un año al frente de la intendencia le toca enfrentar el estallido social, que cambió el giro del programa del gobierno?

– “Yo creo que nadie esperó que iba a suceder lo del año pasado en octubre y después que apareciera la pandemia. Uno podría haber tenido toda una programación de gobierno, pero esa programación ya quedó nula. Por lo tanto tuviste que empezar a navegar de acuerdo a las condiciones que se estaban dando y sin muchas directrices desde el nivel central”.

– ¿Usted fue consejero regional y siempre le correspondió trabajar en contra del centralismo. Al asumir como intendente pensó en dar el sello o impronta de marcar independencia y resolver, pero se percató que el sistema no ha cambiado en nada?

– “No, yo diría al contrario, que el sistema es cada vez más centralizado y te dejan tomar menos decisiones desde el nivel local. Todo tiene que pasar por Santiago”.

– ¿Se va defraudado de la política?

– “No. Yo creo que la política es así. Yo no me puedo quejar. Yo creo que dentro de este año y siete meses tengo que reconocer que fui bien tratado por la oposición. Creo que tuve más problemas con la gente de mi sector por distintas razones”.

– ¿Mucho revanchismo dentro del oficialismo?

– “Sí, claro. Pero ahora te digo que yo estoy tranquilo con mi conciencia. Lo hice lo mejor que pude. Traté de hacer las cosas de la mejor manera y bueno resultaron así hasta ahora y ya vendrá otra persona que a lo mejor lo va hacer mejor que yo. Si acá nadie es indispensable”.

– ¿Sin embargo, le molesta como se dieron las cosas que ni siquiera lo llamen?

– “Sí, bueno, pero estas cosas pasan. Hoy día uno se acuerda que no te llamaron y mañana José Fernández pasó a la historia y nadie se va a acordar de él”.

La Prensa Austral

Be the first to comment

Deja un comentario