Le informaron que tenía Covid, no hubo ningún seguimiento y tuvo que tramitar su licencia médica de manera presencial

Una grave denuncia formuló David Villarroel Aguila, trabajador de una empresa de seguridad, tras ser diagnosticado con Covid-19. Le comunicaron de su contagio y le dieron las instrucciones para su aislamiento, le pidieron sus datos de contacto y nunca tuvo seguimiento. Pero además de todo lo anterior debió tramitar su licencia presencialmente, en una gestión en que debió peregrinar por distintas instituciones. El problema de la tramitación de las licencias médicas es una situación grave, que ya había sido advertida por los funcionarios de la Salud y que a la fecha no ha encontrado ninguna solución.

Relata que se desempeña como guardia de seguridad en un supermercado de Punta Arenas donde hubo personas contagiadas con Covid, y al ser contacto estrecho lo enviaron a la Urgencia del Hospital Clínico, donde le dijeron que no reunía los requisitos para la toma del examen y volvió a trabajar. A los pocos días lo trasladaron a un local comercial, donde estaba implementado el protocolo de toma de temperatura a todos los funcionarios a su ingreso, así fue que el control rutinario arrojó que tenía fiebre. Explica que él tiene tos, dolores musculares y otros síntomas relacionados con el coronavirus, así que fue enviado a la Urgencia del Hospital Clínico para la toma de muestra del PCR.

A los dos días de que se tomó el examen, el 20 de agosto, lo llama por teléfono una profesional de Salud que le informa que su examen es positivo y le indica el aislamiento.

Acusa abandono

“Yo cumplí con lo que me dijo la funcionaria de Salud, que me indicó que no me preocupara porque me iban a ir a visitar a mi domicilio. Nadie me fue a ver, ni siquiera para saber como estaba, ni para nada y ahora mi empleador me pide la licencia médica, que nunca emitieron y tampoco me ingresaron al sistema como caso positivo, es decir, yo nunca tuve ningún respaldo para hacer el aislamiento”, relata.

El trabajador fue a la Urgencia del hospital para ver la situación de su permiso por Covid y hacer los reclamos respectivos. Sin embargo, el personal de Salud llamó a Carabineros (por el incumplimiento de la cuarentena). Al llegar la policía le hizo el control respectivo, pudiéndose percatar que no aparece en los registros como caso positivo y tras las explicaciones del trabajador, los carabineros se fueron, así que se quedó en la sala de espera de la Urgencia, en tierra de nadie, pidiendo un nuevo PCR y la licencia médica.

En la Urgencia le manifestaron que una vez que era notificado como caso positivo, los trámites debía hacerlos ante la seremi de Salud. Así, el trabajador comenzó un peregrinar por distintas instituciones. “Yo aún estoy con síntomas y tuve que ir a distintas instituciones, con el riesgo de contagiar a otras personas”, acusa el guardia, que señala que las autoridades simplemente se desentendieron de lo ocurrido.

Reclama que no le dieron ninguna respuesta. “Tengo padres, niños y una familia, pero nadie responde. Ahora estoy en la calle, con el riesgo que eso implica para otros y nadie se hace cargo, no me quieren atender”, dijo mientras esperaba un segundo examen.

“Perdí mi trabajo porque a mi empleador nunca le llegó la licencia médica, y hay un máximo de días para presentar el documento. Llevo 14 días en aislamiento, me llamaron para decirme que era positivo, pero nunca hubo ningún trámite y tampoco una gestión, era todo mentira. Me tuvieron encerrado como en una cárcel y nunca hubo un registro de que tuve Covid y nadie se hace cargo”, reclama.

Desde la autoridad sanitaria informaron que no se han comunicado con él porque hasta este momento no es un caso positivo, ya que su examen de PCR resultó indeterminado, ante lo cual la entidad que le tomó el examen originalmente, debe repetirle el análisis. El Servicio de Salud, a petición de la seremi, se comunicó con el paciente y ya le tomaron su PCR y le emitieron la licencia respectiva.

La Prensa Austral

Be the first to comment

Deja un comentario