Proceso de cierre del yacimiento de Mina Invierno puede demorar dos o tres años

Cumplimiento de obras de mantención y de compromisos ambientales estará contenido en el programa que deberá ser visado por la autoridad.

Los últimos 40 funcionarios de Mina Invierno permanecen en el yacimiento de isla Riesco. Atrás quedaron los días de incesante movimiento y del constante flujo de los casi 1.300 trabajadores que funcionaron en torno a la extracción del carbón por empleos directos de la empresa y de los pertenecientes a las empresas contratistas que prestaban servicio a poco más de 120 kilómetros al noreste de Punta Arenas, en la comuna de Río Verde.

El directorio de la empresa ya comunicó el cierre definitivo del yacimiento luego que ni por la vía judicial ni administrativa la empresa pudiera incorporar el uso de tronaduras en las faenas para poder acceder a más de 120 metros de profundidad y acceder a los mantos de carbón.

Ahora viene el proceso en el que la empresa presentará al Servicio Nacional de Geología y Minería el plan de detención y mantenimiento, como también del cumplimiento de los compromisos ambientales asumidos. Ello implica que el plan será evaluado y sometido a la aprobación o eventuales observaciones en un trámite que puede demorar dos o tres años el proceso de cierre.

Si bien los equipos de maquinarias y camiones están a la venta, hay otras instalaciones que permanecerán a disposición de las empresas socias (Copec y Ultramar), entre ellas el centro de visitas donde se alojaban los trabajadores.

Además se mantienen los programas de reforestación y revegetación de botaderos que son compromisos ambientales que la empresa adquirió al iniciar sus operaciones, por lo tanto, la ejecución será acorde con lo que se establezca en el plan de detención programada que apruebe la autoridad competente.

Siguen funcionando los modernos invernaderos para desarrollar lengas, coihue, ñirre, entre otras especies, lo que ha permitido reforestar poco más de 220 hectáreas que fueron intervenidas en las faenas. 

Guillermo Hernández, gerente de Mina Invierno, señala desde isla Riesco que esta lamentable noticia sólo confirma lo que anunciaron como un escenario posible cuando en enero de 2018 el Comité de Evaluación Ambiental Regional rechazó la Declaración Ambiental para la incorporación de tronaduras como método complementario de extracción de estéril.

Incluso, recordó, en ese fallo se ignoró la recomendación del Servicio de Evaluación Ambiental y el pronunciamiento de 16 organismos técnicos del Estado, que en dos oportunidades habían recomendado su aprobación.

“Esta triste y lamentable situación, que en nuestro caso representa la pérdida de casi 1.000 puestos de trabajo directo, en un momento en que la creación de empleos tiene tanta importancia, es la consecuencia del mal uso y abuso de la legislación ambiental, que hacen personas, que no buscan mejorar iniciativas que generen trabajo, crecimiento y mejor calidad de vida, sino que las obstruyen y destruyen, sin ser capaces de ofrecer alternativas que permitan la generación de valor”, sostuvo ayer el ejecutivo.

Las últimas operaciones de faenas se realizaron en marzo pasado y desde ese tiempo el movimiento en el yacimiento cesó.

Hoy permanecen en la pampa a merced del viento patagónico 50 equipos mineros: de los cuales hay 15 camiones de 240 toneladas y tres palas mecánicas que eran de la flota de extracción y transporte de estéril. A ellos se suma la flota para extraer el carbón conformada por 11 camiones de 100 toneladas y dos máquinas palas mecánicas y otra decena de equipos de apoyo conformados por 17 tractores, tres motoniveladoras y otras siete unidades como tractores para mover neumáticos y excavadoras.

La Prensa Austral

Be the first to comment

Deja un comentario