Advierten catástrofe turística esta temporada

La falta de una vacuna efectiva en el corto plazo contra el coronavirus, ofrece dramáticas proyecciones para el sector.

Rodrigo Pérez es presidente de la Asociación Gremial de Guías Turísticos Locales de Puerto Natales.

A pesar del adverso escenario que se abre para el sector, insiste en no mostrarse abatido. “Va a ser una temporada… no buena. Habrá menos trabajo, pero eso no necesariamente va a significar que los guías se queden sin trabajo, aunque todo depende de cómo evolucione la situación sanitaria”.

Pero cuando pasa a describir en detalle las realidades que vive el sector, las cosas cambian. “El año pasado trabajé con 25 grupos de turistas, este año podría trabajar con tres. Hay empresas full day de Punta Arenas que ya están quebradas y que no van a volver a levantarse. Hay hostales y cabañas que ya están anunciando que van a trabajar solo con sus dueños y no van a contratar gente externa”, admite.

En total, cada verano unos 650 guías turísticos trabajan en Puerto Natales durante la temporada estival, pero este verano, “no hay muchas certezas de cómo se va a comportar la situación, debido a que todo depende, finalmente, de lo que ocurra con la pandemia”, expresó.

Para la mayoría de los actores del sector, sin embargo, ya está claro que “la actividad turística ya está viviendo el peor escenario de los últimos 50 años, por lejos”, como dice Mauricio Kusanovic, vicepresidente de la Asociación de Hoteles y Servicios Turísticos de Torres del Paine (HYST), mientras que otros actores, como el presidente de AustroChile, Eduardo Camelio, no dudan en calificar el actual escenario como catastrófico o, en el mejor de los casos, como muy complejo, según afirmó el presidente de la CPC Magallanes, Alejandro Kusanovic.

Y es que no sólo se trata de la cancelación de más de un centenar se recaladas de cruceros previstas desde el año pasado en Punta Arenas para este verano o la caída del 90% de los vuelos nacionales a Punta Arenas, en los últimos meses, sino que sobre todo, en la total falta de certeza de cómo evolucionará la pandemia de Coronavirus en el mundo, luego que múltiples intentos de apertura en países más desarrollados, como España o Inglaterra, hayan tenido que retroceder, debido a los numerosos rebrotes ocurridos, lo que hace muy difícil pensar en la llegada de turistas internacionales a la zona, turistas que representan casi el 90 por ciento de la demanda en la provincia de Última Esperanza, como explica Andrea Téllez, gerenta de HYST.

Tellez lo deja muy en claro de entrada. “Nosotros como asociación estamos bien preocupados, porque todas las empresas estamos proyectando una actividad en torno al 20 por ciento de lo registrado el año pasado. Pero si el escenario es pesimista bajamos a un 12 por ciento. Hace tres meses proyectábamos una caída del 50 por ciento. Y eso se debe a que no hay fechas claras de apertura, a nivel nacional o internacional y en esas condiciones es difícil pensar en la llegada de nuevos turista. Al final, todo depende de la autoridad sanitaria”.

Como consecuencia, agregó, es que se están cancelando muchas reservas internacionales, lo que ha obligado, incluso, a devolver dineros a los clientes. “Hay una apuesta por privilegiar el turismo nacional y estamos haciendo gestiones para traer directamente a Puerto Natales, vuelos de Sky y JetSmart, porque Latam ya anunció que no volaba. Desde Sernatur, también se están haciendo gestiones, pero no sabemos la respuesta de las aerolíneas, porque al final, esto es un círculo, si no hay pasajeros tampoco llegan los aviones y así”.

El otro esfuerzo que se está haciendo, indicó, es solicitar un apoyo en préstamos de la banca, con algún instrumento del Estado para garantizarlo. “No estamos pidiendo subsidios, sino un respaldo para superar esta crisis porque esto ya se está convirtiendo en un asunto de sobrevivencia para las empresas del sector”, admitió.

Tellez explica que si bien son valorables los esfuerzos de organismos estatales como Sercotec, ello no es aplicable a los hoteles del sector. Tampoco el Fogape alcanza, debido a los plazos involucrados. “El Fogape exige que el crédito sea pagado en un máximo de seis meses después de entregado y aquí estamos hablando de un plazo mucho mayor”.

CPC

Para el presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC) Magallanes, Alejandro Kusanovic, el balance es lapidario de cara al futuro.

“Esta temporada está perdida para el turismo y la próxima probablemente se vea muy afectada. Yo creo que no hay que tener muchas esperanzas que va a existir. Primero que todo porque las personas que más viajan en el mundo son generalmente personas de la tercera edad. ¿Y qué persona va a querer viajar para correr riesgos? Es igual que si hoy se abrieran los restoranes, ¿qué persona iría si nadie quiere correr riesgos?

A su juicio, va a ser necesario para muchos tener que reinventarse o generar nuevas alternativas, “como los restoranes que se están transformando todos en delivery. Creo que hoy el delivery ha crecido mucho, pero eso también tiene el lado negativo que se ha estimulado mucho la actividad económica informal, sin pagar impuestos y con alimentos producidos desde lugares no controlados”.

Recordó que los cruceros regionales van a estar parados esta temporada, lo que redunda en menos puestos de empleo. “Creo que en Última Esperanza, la solución es tratar de favorecer el tema de la salmonicultura que es lo que está dando vida todo el año. Aunque el precio del salmón está cayendo, por lo menos está funcionando de manera normal y puede dar un respiro para todo el año”, dijo.

Agregó que “no sólo Última Esperanza sino toda la actividad económica regional va a estar muy afectada. Imagínate lo que significó el cierre de Mina Invierno, la baja del petróleo, etcétera creo que vienen días muy complejos”.

CORE

Como presidente del Consejo Regional, Kusanovic expresó: “Nosotros hemos tratado de presionar, primero para que se generen proyectos para el tema de salud, luego en materia social y ahora estamos abogando porque se pueda llevar ayuda directa a los pequeños y medianos empresarios que están muy afectados, sobre todo el turismo. Es algo que hay que diseñar y ejecutar muy bien para evitar que se preste para problemas”, indicó.

HYST

Para el vicepresidente de HYST, Mauricio Kusanovic, quien además es gerente del Hotel Las Torres y Fantástico Sur, “la temporada está llena de incertidumbre y se espera que sea una temporada bastante mala. Nosotros dependemos de la apertura de fronteras, de que el turista pueda movilizarse”.

Aunque se anunció la apertura del Parque Torres del Paine, el sector hotelero está muy preocupado. “Nosotros contratamos gran parte de la mano de obra del sector turismo durante la temporada alta. La última reunión que tuvimos, recuerdo tener expectativas de llegar a un 30 por ciento de lo que fue la temporada anterior y eso, incluso dudando de las fechas de apertura, corriendo las fechas para atrás porque vemos como en otros países hay rebrotes. Ojalá se abran fronteras y la situación pueda mejorar pero no hay ninguna seguridad que vamos a tener una temporada normal. Por más medidas de seguridad que uno tome, creo que va a ser una temporada muy difícil, si es que algunos tienen temporada”, señaló.

– ¿Cómo ve la apertura del Parque Torres del Paine?

“Se tiene pensado abrir, primero para la comuna, la provincia, región y, en algún minuto, se abrirá el parque completo y los senderos de montaña. Todavía hay que afinar los protocolos finales”.

– ¿Y las proyecciones?

“Imposible hacer proyecciones, Cruceros Australis acaba de cancelar toda su temporada turística, algunos hoteles que abran serán con una expresión mínima, más bien para mantener un cierto staff que ha estado mucho tiempo con nosotros”.

Kusanovic advierte que “esta competencia entre lo sanitario y lo económico, esta línea fina, se vuelve cada vez más difusa. Hoy lo económico empieza a afectar, incluso en lo sanitario con gente que no puede tener tratamientos, medicamentos, ‘¿hasta qué punto restringimos todo?’ es una pregunta muy interesante, hoy sin respuesta, ya se habló que en Latinoamérica se han provocado muchos millones más de gente que vuelve a la pobreza y la pobreza trae consecuencias, entonces está muy duro y por ello estamos trabajando con las cámaras de turismo, y todos apuntando hacia una misma línea y esperando que haya indicios que se vaya a reactivar”.

-¿Cuándo tienen previsto abrir?

“Lo que se ha conversado es la posibilidad de abrir los campings de Fantástico Sur, en octubre, pero en forma muy limitada y muy pequeña, una logística sencilla, si es que están abiertas las fronteras, para que las personas puedan hacer campings. En el Hotel Las Torres no tenemos fecha, pero estamos en constante análisis, tenemos reunión la próxima semana, no hay nada seguro, pues todo está en análisis, dependemos de la situación Covid, situación país”.

Agregó que “vemos que países como España, Inglaterra y otros países que abrieron y después tuvieron que volver a poner las cuarentenas obligatorias. Puede haber mucha intención de reabrir pero los rebrotes son reales y lo que es seguro es que vamos a tener rebrotes, eso es un dato que le ha pasado a todos los países hasta que no salga la vacuna o haya un medicamento final totalmente eficaz. Me encantaría cambiar la página y hablar de cómo nos estamos preparando pero la verdad es que la incertidumbre sigue, incluso peor que antes porque ya vemos que esto no es controlable fácilmente”.

-Se habla de una catástrofe para el turismo. ¿Es tan así?

“Ya es la peor crisis para el turismo en los últimos 50 años para el turismo. No hay crisis del gas, ni gripe porcina, ni incendio forestal que se compare a lo que significa no abrir. El turismo genera una cantidad de puestos de trabajo en Magallanes muy grande y por eso insisto en esta línea muy fina entre la salud y la economía de la cual te hablé”.

AUSTRO CHILE

Para el presidente de la Cámara AustroChile, Eduardo Camelio, “la temporada 2021 está perdida y ésa es la parte más complicada, así que imagínate lo difícil que va a ser pasar el invierno el año 2021”.

Aunque el verano terminó con números azules, pese a todo, las perspectivas que se abren no son las mejores, al contrario. “Esto es una catástrofe, estamos tratando todos de sobrevivir la pandemia. Cruceros Australis ya canceló sus cruceros. No tenemos ningún crucero agendado para la próxima temporada de las 120 recaladas que teníamos agendadas el año pasado, ahora no tenemos ninguno. Antes de la pandemia, ya teníamos las reservas para la temporada 2021, pero todas las reservas se han caído. Lamentablemente, no se ve vacuna, ni tratamientos especiales. Salen cantos de sirena con la vacuna rusa, pero no pasa nada, uno lee la letra chica y resulta que se han saltado todas las etapas y en el mejor de los casos eso estará disponible para el próximo año o el siguiente”.

Agregó que se está reformulando el plan de promoción 2020 en dos partes, emergencia y reactivación, “pero todo va a ser en función de la situación de salud y todo se está pensando para fines de la temporada próxima”. Señaló además que “hay muchas personas que quieren que se haga algo de promoción a comienzos de la temporada de septiembre, pero es muy complicado porque en la medida que el movimiento de personas se intensifique el Coronavirus, de alguna forma nos va a contagiar a todos y, por lo tanto, es muy complicado, hay que hacer toda una campaña en pro del turismo seguro y campañas improvisadas atentan contra eso”.

IMPACTO REGIONAL

Cuando la crisis económica desatada por el Coronavirus, a nivel nacional empezó a vislumbrarse, conversamos con el economista José Vera Giusti, quien advirtió que Magallanes sería una de las regiones más afectadas, debido precisamente a su alta dependencia de la actividad turística mucho mayor que en el resto del país. “Es una actividad que, a diferencia de otras actividades de la región deja mucho dinero en la propia región, debido a que la gran mayoría de los operadores son empresas pymes y eso genera mucho empleo asociado a la actividad”.

Desde entonces, los números no han dejado de darle la razón en esta materia, con caídas en el número de pasajeros que bordean el 40 por ciento en la ruta entre Punta Arenas y Santiago, durante el primer semestre, favorecidas por los buenos resultados del verano.

Pero a contar de marzo, las caídas superaron el 80 por ciento y durante el mes de julio, éstas llegaron al 90 por ciento, generando una cadena de efectos en el empleo regional que probablemente se mantenga en el tiempo.

El Pinguino

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.