Se terminó el bloqueo de la ruta y trabajadores acordaron retomar el diálogo con el municipio

La propuesta la tenía la concejala Daniella Panicucci y la respuesta la asesora jurídica del municipio Claudia Casas. Una pregunta y una contestación que no llevaron más de cinco minutos, y que de haberse considerado antes habrían evitado la movilización y bloqueo de la ruta por más de 24 horas.

Sin embargo, hubo que esperar tres meses de cesantía de los dueños y trabajadoras de canteras, una manifestación en medio de bajas temperaturas, el riesgo de incidentes y la preparación de una ordenanza “express” para que se planteara la posibilidad de modificar la actual normativa o incluir una “letra chica” en la nueva ordenanza para permitir que se retomen las faenas en pozos y canteras.

Fue la concejala Panicucci quien ayer, en medio de la discusión del Concejo Municipal, preguntó si existía alguna forma de autorizar el trabajo “mientras nosotros discutimos de manera seria y responsable la nueva ordenanza”. La respuesta vino por parte de la asesora jurídica, Claudia Casas, quien dijo que esto sí es posible de hacer a través de la incorporación de un artículo transitorio.

Eso en lo medular, porque de seguro la verdadera comedia de enredos en que se ha convertido un tema tan importante para trabajadores y vecinos continuará. Basta mencionar que la ordenanza que rige desde 2003, en la práctica nunca tuvo fiscalización, dando paso a ilegalidades e incumplimientos que, bien vale reconocer, comienzan a ser subsanados durante la gestión del alcalde Claudio Radonich y de los actuales concejales. Esto último, al punto que se ordenó un sumario para determinar por qué se siguieron entregando permisos para efectuar faenas en pozos y canteras.

Pero el señalar que los “enredos” continuarán va más allá de una apreciación coloquial si se quiere, porque a las 15,30 horas de ayer el dirigente Rudy Guarda anunciaba el término de la movilización: “Tuvimos buenas noticias tras el diálogo con el alcalde. Nosotros vamos a participar en el tema de la ordenanza y mañana (hoy) vamos a sostener una reunión con el Concejo, con el alcalde, para estudiar la nueva ordenanza y de ahí se estarían otorgando los permisos para que empecemos a trabajar directamente. Así que ya estaríamos trabajando el viernes con los permisos otorgados durante 24 meses”.

El punto es que la decisión de los trabajadores fue conocida por el Concejo Municipal en medio de la sesión y una hora después de confirmada, lo que sorprendió a los ediles, quienes preguntaron al alcalde si conocía las razones de “la bajada”. Radonich, señaló que horas antes se había reunido con los dueños de canteras “dándonos cuenta de algunos mitos que circulan, pero también reconociendo que hay cosas que se pudieron haber hecho mucho mejor”.

El jefe municipal planteó que “no hubo un gran acuerdo, aunque el gran acuerdo podría ser el que estamos claros que la ordenanza debe ser modificada. También que se debe cuidar el medioambiente y que se debe buscar una solución de manera rápida, porque hay vecinos sin trabajo. Ahora, me pidieron un permiso especial, ¿y podemos darlo?, la respuesta es no. Para eso están las normas transitorias que van a permitir un acomodo de los tiempos”.

El tema surge complejo, más cuando la “urgencia” con que se quería avanzar en la modificación de la ordenanza se verá dificultada porque, además de la participación de los trabajadores, se suma la petición de los concejales de sostener una reunión interna para zanjar dudas acerca de los procedimientos y también de un encuentro con vecinos que se sienten afectados por las faenas en las canteras. Asimismo, el alcalde señaló que también mostró interés en participar de una instancia similar la Cámara Chilena de la Construcción.

Y no es todo

Otros puntos que quedaron dando vueltas en la sesión de Concejo fueron algunas dudas planteadas por los ediles.

Arturo Díaz observó otro pequeño gran detalle en la discusión. “Aquí el problema fundamental es que durante años no se hizo la fiscalización que correspondía. Y, también, hay un tema muy relevante que tiene que ver con los 1.000 metros (que deben separar una cantera de las zonas pobladas), que hará difícil el funcionamiento porque son pocos quienes cumplen con dicha norma”.

Alejandro Soler, en tanto, dijo que nadie ha considerado que se está dejando sin trabajo a un sector al que se le está aplicando una normativa de 2003, “pero el instrumento que regula las actividades económicas en todos los sectores es el Plano Regulador Comunal que, en ninguna parte establece limitaciones para el uso de la actividad en pozos lastreros. Entonces estamos aplicando un gravamen que no corresponde, cayendo en una ilegalidad y afectando a una actividad económica importante”.

Sin embargo, tanto el alcalde Claudio Radonich como la asesora jurídica, Claudia Casas, coincidieron en que lo anterior no es así, ya que la Ley Orgánica de Municipalidades permite disponer de normativas generales a toda la comuna y transcritas a través de lo que son las ordenanzas. Soler, dijo que lo planteado “es mi opinión jurídica como abogado” y que una discusión al respecto también podría darse en tribunales y traducirse en problemas para el municipio.

Y para el final, mencionar que en la misma sesión de concejo, alcalde y concejales manifestaron su preocupación porque el borrador de la ordenanza sobre tratamiento de áridos se filtró para quedar, presuntamente, en manos de los medios de comunicación y de la dirigencia de los trabajadores. Mientras el jefe comunal dijo que ordenará investigar quién pudo haber compartido el documento, más de un concejal asintió con aquello de “¿seré yo maestro?

La Prensa Austral

Be the first to comment

Deja un comentario