Nova Austral busca reestructurar su deuda para enfrentar de mejor forma sus operaciones

Mantiene bonos de deuda en el mercado externo por US$300 millones

La empresa Nova Austral aspira a desarrollar un nuevo plan que le permita ordenar el flujo de dineros y afrontar de mejor manera su deuda ante el adverso escenario que enfrenta ante la justicia, por la investigación por el eventual delito de fraude de subvenciones y por el cual se habría obtenido indebidamente pagos de la bonificación a la Ley Navarino por el periodo comprendido entre enero de 2016 y junio de 2019.

A ello también se suma la situación de mercado por la baja en el precio del salmón y por las restricciones impuestas en las operaciones.

El Juzgado de Porvenir ya dispuso la retención de $7 mil millones por conceptos de pagos a Nova Austral y hay cinco ex ejecutivos que son investigados por las eventuales responsabilidades incluyendo alteraciones a los informes de mortandad de peces remitidos al Servicio Nacional de Pesca.

A través de la revista especializada Salmonexpert se supo que Nova Austral pidió al grupo financiero Nordic Trustee que convoque una reunión de tenedores de bonos para el 10 de agosto de 2020, con el fin de que se vote una propuesta para la extensión del plazo de vencimiento desde el 26 de mayo de 2021 al 26 de noviembre de 2026 de los bonos por US$300 millones que la empresa mantiene en la Bolsa de Oslo, Noruega, además de pedir enmiendas a los términos de los bonos, a causa de su compleja posición de liquidez actual. Para este proceso, en tanto, la salmonicultora contrató como asesor a Pareto Securities.

El gerente de la empresa, Nicolás Larco, explicó a La Prensa Austral que “esta propuesta busca fortalecer la posición financiera de Nova Austral para enfrentar de mejor forma el escenario actual de la empresa, que considera los efectos de la pandemia en nuestras operaciones y en la baja de precios de mercado del salmón, las menores cosechas tras las penalidades sobre las autorizaciones de siembras en 2019 y la retención de los pagos de subsidios de la Ley Navarino”.

En las conversaciones iniciales lideradas por Altor y Bain Capital, los fondos de inversión que controlan a Nova Austral, los tenedores de bonos más grandes presentaron una propuesta para una solución de largo plazo. A través de ella, si es aprobada en la citada reunión, los bonos se dividirán en dos tramos específicos, donde los Bonos con un Monto Nominal Agregado de US$200 millones se convertirán en Bonos de Primer Gravamen, y los Bonos restantes con un Monto Nominal Agregado de US$100 millones se convertirán en Bonos de Segundo Gravamen.

Asimismo, desde la empresa salmonera se aclaró que no tiene accionistas y su propiedad no está abierta a la Bolsa ni acciones que se transen en el mercado.

Hace algunos años Nova Austral emitió deuda al salir al mercado externo a buscar capitales para sus planes de inversión y como el bono expira en mayo de 2021 se propone extender su plazo de vencimiento al año 2026.

En el artículo publicado por Salmonexpert se argumenta que la empresa tramitó la solicitud porque enfrenta una “difícil posición de liquidez hacia fines de julio. Después del último pago de intereses en mayo, la posición de liquidez de la compañía se mantuvo débil: el saldo de caja era al 30 de junio de sólo unos US$3,4 millones. Los próximos 12 meses serán particularmente desafiantes para la liquidez de la firma debido a una combinación de factores”.

La Prensa Austral

Be the first to comment

Deja un comentario