Familia acusa inoperancia e indolencia en atención de los enfermos de cáncer

Contra el Poli Dolor del Hospital Augusto Essmann / EPI

Para evitar una amarga experiencia como ocurrió en el caso de su fallecida madre, piden que los pacientes que padecen esta grave enfermedad y sus parientes reciban un trato más humano

Un potente reclamo por la inoperancia de quienes tienen a su cargo el programa de Alivio del Dolor por Cáncer y Cuidados Paliativos (Poli Dolor) del Hospital Augusto Essmann de Puerto Natales realizaron los familiares de una paciente recientemente fallecida, quienes acusan haber sufrido por meses la atención inadecuada de su madre.

Lo anterior quedó reflejado en una carta enviada al director del hospital Augusto Essmann, Darwin Letelier, donde dieron a conocer su triste experiencia y donde solicitaron que lo anterior se subsane por el bien de los enfermos de cáncer y sus familiares.

El reclamo formal contra el denominado Poli Dolor del hospital natalino está dirigido contra sus encargados. La primera queja, indican, es por la larga tramitación (aproximadamente un mes) que su madre debió esperar para ser ingresada al programa, siendo su familia testigo de los intensos dolores que debió enfrentar durante todo este período sin recibir ninguna ayuda.

Desesperación familiar

Tampoco se logró tomar contacto telefónico con la profesional a cargo, por lo que, ante su desesperación, optaron por pedir auxilio al personal del Samu del centro asistencial, cuyos funcionarios sí acudieron en su ayuda. Lo mismo sucedió al momento de requerir apoyo de oxigeno debido a que padecía de cáncer pulmonar (etapa 4).

Ante su delicado estado de salud y al avanzar la enfermedad, la mujer sufrió una trombosis pulmonar debiendo ser hospitalizada y, tras ser dada de alta, quedó con inyecciones que se aplican en domicilio por algún familiar.

Pasado una semana la paciente volvió a presentar dificultades para respirar, solicitándose ayuda a los funcionarios de Poli Dolor. Sin embargo, otra vez se vieron enfrentados al mismo escenario, debiendo su madre ser estabilizada por funcionarios del Samu y nuevamente hospitalizada.

Al superar la contingencia fue derivada a su domicilio, aunque con la recomendación médica de contar en su hogar con el apoyo de una máquina de oxígeno. Sin embargo, al efectuarse las gestiones ante el Poli Dolor la respuesta dada fue que no habían unidades de este tipo disponibles.

Al reclamar ante la dirección del hospital le contestan que ello no es efectivo disponiéndose una máquina para su uso domiciliario. Esta triste experiencia que les tocó vivir a esta familia natalina culminó el pasado 26 de junio cuando la progenitora falleció en su hogar.

Mejorar el trato y la atención

Ante lo sucedido sus familiares manifestaron que se veían en la obligación de realizar el mencionado reclamo para que “a ningún paciente diagnosticado con cáncer le suceda lo mismo, ya que se han presentado reclamos similares en los medios de comunicación de la ciudad, haciendo referencia a la misma área de Poli Dolor”, expresó Gloria Godoy, hija de la malograda vecina natalina, quien agregó que esperaba que esta situación se subsane lo antes posible y que las autoridades tomen decisiones que impliquen que los pacientes que padecen esta grave enfermedad y sus familiares reciban un trato más humano.

La Prensa Austral

Be the first to comment

Deja un comentario