Sector turístico de Magallanes y Aysén entrega un petitorio a las autoridades para salir de la crisis

Más de tres meses llevan sin funcionar los restaurantes, pubs, y locales nocturnos, producto de las disposiciones sanitarias por la emergencia del Covid-19. Un periodo en que el sector gastronómico ha debido sobrevivir con la venta online y los servicios de delivery, que no reporta mayores ganancias. Es así como los representantes de este sector en Magallanes se unieron con sus pares de la Región de Aysén, para elaborar un petitorio, en que instan a las autoridades a tomar medidas concretas.

“Vemos que las autoridades nacionales y regionales no han sido capaces de dimensionar la magnitud de la crisis económica que afecta a las empresas y trabajadores de la industria gastronómica turística. Con este documento pretendemos expresar claramente el conjunto de nuestras demandas tanto para el Ejecutivo, Poder Legislativo, gobiernos regionales y municipalidades a los cuales agradecemos su comprensión de nuestra situación que han expresado a través de los medios de comunicación, pero que no han sido nada más que un cúmulo de frases políticamente correctas y que en la práctica no ha existido ninguna ayuda real al sector”, expresan en un comunicado.

Las medidas están divididas por sector. Es así que en lo legislativo, proponen modificar la ley de protección al empleo y en lo que corresponde a empresas del sector turístico apoyarlas directamente cancelando por el estado los costos previsionales de los trabajadores, lo cual, recalcan, es urgente antes del 30 de julio; liberar, urgente antes del 20 de julio, de pago de patentes comerciales y de alcoholes a todos los locales que se encuentren cerrados e imposibilitados desde el 20 de marzo.

Rebajar el Iva

Rebajar el Iva, idealmente al 6% por cinco años para reactivar a toda la industria relacionada con el turismo; exención del Iva para toda exportación de servicios gastronómicos a extranjeros con ventas superiores a US$100. Condonación de pago por concepto de concesiones marítimas de actividades relacionadas con el turismo y que se encuentren cerradas tales como restaurantes, hoteles, kioscos, y otras actividades turísticas por un periodo de dos años. Y subvención a los costos de mano de obra de un 25%, por el periodo de recuperación económica en base al acuerdo suscrito entre el gobierno y la oposición en el marco de la reactivación.

A eso se suman, como medidas financieras, desarrollar un instrumento mixto con recursos frescos vía Sercotec o Corfo no reembolsable para capital de trabajo o reparaciones del local, el que deberá ser rendido en un periodo de seis meses con el objeto de poder flotar y sobrevivir los próximos meses. Respecto de los créditos Fogape Covid se solicita a lo menos un año de gracia para el sector turístico, además se solicita al Ejecutivo acciones correctivas a este mecanismo que garanticen su acceso a todo el sector gastronómico y al turístico hoy ambos considerado por la banca como sectores de riesgo.

A los sectores de economía y salud solicitan tener indicadores metodológicos claros y transparentes que sean de público conocimiento del Ministerio de Salud que determinen con cuál tasa de contagio, qué cantidad de enfermos activos, capacidad hospitalaria, entre otros, serán los indicadores por los cuales una región puede reiniciar una apertura escalonada de las actividades de restaurantes, cafés, pubs, aplicando los protocolos sanitarios correspondientes.

25% de su capacidad

Además de saber si se están realizando estudios sanitarios, indican que la apertura inicial del 25% de capacidad de los locales es transitoria, cuánto durará pues complica en exceso a los locales más pequeños y no se consideró el protocolo consensuado entre el sector y los ministerios de Economía y Salud.

A los gobiernos regionales solicitan, con recursos de asignación regional, desarrollar programas de a lo menos 15 meses que permitan mantener en una actividad mínima a la industria turística de las regiones, bajo el proyecto “La Patagonia ayuda a la Patagonia”.

En cuanto a los municipios, apuntan a que en Punta Arenas se cobra el máximo en patentes comerciales, por lo que solicitan una rebaja durante al menos dos años a 0,25 por mil. Además, solicitan un plan de creación de terrazas para el sector gastronómico en todas las calles donde predominan cafés, restaurantes y pubs, y excluir el cobro por retiros domiciliarios a aquellos locales que se encuentran cerrados.

Be the first to comment

Deja un comentario