Punta Arenas: El grito de su gatita contribuyó a que dos mujeres escaparan de las llamas

Siniestro dejó a 10 personas damnificadas, entre propietario y arrendatarios de diversas habitaciones. Se presume que el fuego comenzó por un secado de ropa.

No sé lo que pasó. Estábamos durmiendo y vino una gatita chiquita, la ‘Negrita’. Ella gritó tanto que nos despertó y salimos por la ventana de la pieza”, relata en medio de la congoja por haber perdido todos sus enseres y pertenencias, Katherine Ríos, una de las arrendatarias damnificada tras incendiarse una antigua construcción de tres pisos situada en las esquinas de Avenida Circunvalación y calle Joan Alsina, en la población Juan Pablo II.

El incendio, que dejó a 10 personas damnificadas, entre ellas al propietario de la casa, comenzó a las 22,47 horas en la planta baja de uno de los departamentos que da hacia calle Alsina.

Las llamas rápidamente emergieron por las ventanas y la brisa tendía a orientar el fuego hacia la playa y con ello el riesgo era que el incendio alcanzara a otra casa colindante.

Katherine Ríos arrendaba desde hace poco más de un año un pequeño departamento junto a otra compañera de trabajo, ya que ambas se desempeñan en la pesquera Torres del Paine.

“Dormíamos las dos y no sentimos nada, pero estamos bien gracias a mi gatita que la llevaron anoche al veterinario”, dice mientras fija su mirada al interior de lo que hasta la noche del sábado era su hogar.

Su hermana y amigos estaban con ella y revisaban entre los restos calcinados si había objetos que pudiese rescatar, pero todo estaba muy calcinado. En el exterior un portafolio chamuscado por el calor y un cuaderno aparecían como vestigios que le pertenecieron a ella o quizás a otros de los arrendatarios.

“Anoche (sábado) se acercó personal municipal para darnos apoyo en ropa y víveres, pero hasta ahora no nos han contactado. Necesitamos ropa, zapatos y un arriendo”, decía al mediodía de ayer.

Francisco Hornig, arrendaba en el segundo piso sobre el departamento de Katherine Ríos y recuerda que estaba con su tío en la sala de estar cuando sintieron un fuerte olor a plástico quemado. “Mi tío salió a revisar y vio humo y sintió olor. Salimos y nos percatamos en ese instante que desde abajo de la casa salía gran cantidad de humo y fuego. Intentamos parar un poco el fuego tirando agua, pidiendo ayuda y llamando a los bomberos”.

“Lo primero que hicimos fue tratar de sacar a las personas que estaban dentro de la casa y verificar que no quedara nadie dentro de la casa. Cuando llegó bomberos el fuego ya se había descontrolado”, dice.

Hornig agrega que el fuego avanzó muy rápido, pero no porque hubiera viento sino que también contribuyó a la antigüedad de la casa y al material ligero de la cual estaba conformada.

“Estas niñas estaban abajo y en primera instancia no se habían percatado de nada y gracias a Dios pudieron salir. A primera vista no estaban lesionadas, pero fue un actuar rápido y gracias a Dios no hay que lamentar víctimas fatales”, recalca Hornig, quien no quiere imaginarse qué hubiese ocurrido si ellos también hubiesen estado durmiendo y habría sido una tragedia por la rapidez con la que se expandieron las llamas.

Peritaje

El comandante del Cuerpo de Bomberos de Punta Arenas, René Mancilla Muñoz, señaló que tras el peritaje técnico se presume que el fuego habría comenzado por el secado de ropa que pudo haber caído sobre una fuente calórica y el siniestro se había iniciado por una de las habitaciones del lado del pasaje Joan Alsina.

“La casa era de material ligero y las compañías se abocaron a atacar el incendio que en un momento amenazaba con alcanzar las casas colindantes. La casa siniestrada tenía muchas dependencias y harta tabiquería lo que contribuyó a su propagación”, describe el jefe bomberil.

El incendio quedó controlado a las 0,15 horas y acudieron 70 voluntarios de cinco compañías del Cuerpo de Bomberos.

Ayer, en la tarde. se inició una campaña para reunir ayuda a favor de los damnificados ya que se necesita ropa de cama, menaje, alimentos. Para ello se dispusieron tres lugares: uno en calle Pedro Bórquez Nº0772; otro en calle Francisco Antonio Pinto Nº0269 en el barrio 18 de Septiembre; o en el Pasaje Interior C Nº025, próximo a las calles Santa Juana y Simón Bolívar. Para coordinar la entrega de la ayuda también la gente se puede contactar a los teléfonos celulares +56954271437, +56988642247, y el +56974187033.

La Prensa Austral

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.