Cruda descripción de la Uci del Hospital Clínico se presentó ante la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva

“Actualmente el intensivista clínico de esta unidad está durmiendo en el Hogar de Acogida del mismo centro asistencial”, describe el médico de la Uci de Punta Arenas, Patricio Vargas Errázuriz.

Una “radiografía” a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Clínico de Magallanes, “tomada” por uno de los integrantes del equipo deja al descubierto serias falencias y recarga laboral, producto del avance del Covid-19 en Punta Arenas.

El documento que da cuenta de esta realidad, y al que tuvo acceso La Prensa Austral, lo firma el médico intensivista de la Uci, Patricio Vargas Errázuriz, y está dirigido al presidente de la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva (Sochimi), el médico Tomás Regueira

“Creo urgente compartir mi experiencia en terreno en la Uci del Hospital Clínico de Magallanes”, señala.

Parte haciendo una referencia a las condiciones “pre pandemia”, donde habían 6 camas de Uci, 12 camas de intermedio y 6 camas de cuidados especiales.

Con personal capacitado para atender adecuadamente un máximo de 8 pacientes bajo ventilación mecánica invasiva.

“Dentro del personal de Uci, hay dos intensivistas, uno acaba de cumplir 20 años de turnos (bajo artículo 44), dedicado a labores administrativas y el otro intensivista dedicado a labor clínica directa. Respecto a recursos críticos, normalmente cuentan con 12 ventiladores invasivos”.

Reseña que la capacidad que hay de derivar pacientes de Uci a otros centros cercanos es reducida (el Hospital de las FF.AA. y la Clínica Magallanes cuentan con 4  y 7 camas de Uci totales respectivamente).

Situación actual

Como testigo de la situación actual, el facultativo detalla a la Sochimi (entidad que vela por la calidad y protocolos técnicos de la atención de pacientes críticos), que de forma repentina se amplió la Uci de 6 a 24 camas, 18 de estas (75%) no cuentan con personal capacitado para manejar pacientes de esta complejidad (incluso con médicos generales de turno).

“Parte de los ventiladores adquiridos recientemente provienen de Uci de la misma ciudad (reduciendo aún más la capacidad de externalizar pacientes en caso de colapso).

Por otra parte, existe una restricción y escasez evidente en equipos de protección en todo el hospital, además de condiciones de aislamiento bastante “artesanales” (los cubículos de pacientes se “aíslan” con plástico)”.

80 enfermos del hospital

“Testigo de lo anterior es el hecho que en estas ultimas tres semanas se han enfermado 80 personas del personal del hospital (17% del personal total del hospital), 12 de las cuales son médicos (incluyendo la misma subdirectora), teniendo una funcionaria de 47 años hospitalizada en esta Uci en estado grave.

En la última semana hemos mantenido constantemente entre 17 y 20 personas en ventilación mecánica y en estado crítico, teniendo que derivar 4 pacientes a otras regiones, viendo cómo cada día se suman nuevos casos”, reseña en su carta.

Durmiendo en el hogar

“Actualmente el intensivista clínico de esta unidad está durmiendo en el Hogar de Acogida del mismo hospital (pensado para familiares de pacientes de lugares lejanos), completando jornadas de hasta 16 horas continuas de trabajo todos los días (incluyendo fines de semana), con médicos que han completado hasta 48 horas seguidas de turnos ya que médicos del staff de Uci han caído enfermos y no se cuenta con reemplazos capacitados.

Escasean insumos críticos y la disponibilidad de muchos de estos es incierta (en una región con riesgo de aislamiento por eventos climáticos en invierno)”.

La proyección

Se ha reportado que Punta Arenas es la sexta ciudad del mundo con mayor tasa de contagios por habitante, se ha comparado la curva de aumento de casos con lo que ha ocurrido en Italia y la curva de casos nuevos por día aún va en aumento. Peor aún, se estima que el máximo de casos será en 7 a 10 días más.

“Visto de otra manera, una región que tiene el 0,1% de la población de Chile tiene el 6% del total de los pacientes críticos del país, con cifras de contagios en aumento, con un solo médico intensivista a cargo, escasez de elementos de protección e insumos y un personal de salud que se ve sobrepasado día a día”, es lo que plantea con mucha preocupación Vargas, cerrando al final con una frase: “Y eso que el invierno aún no parte”.

La Prensa Austral

Be the first to comment

Deja un comentario