Mujer de 75 años se convierte en la quinta víctima fatal del coronavirus en Punta Arenas

Diácono que acompañó espiritualmente a los familiares, narra lo triste que es para los dolientes tener que despedir a un ser querido con no más de 2 ó 3 personas en el funeral.

En medio de la más absoluta soledad y congoja fue sepultada ayer la quinta víctima que cobra el Covid-19 en Punta Arenas.

Una mujer de 75 años que, según los protocolos, tuvo que ser despedida por no más de dos familiares muy directos. Una restricción que adiciona una pena mayor al dolor que viven los deudos.

De acuerdo a los antecedentes conocidos, la mujer habría concurrido al Hospital Clínico porque no se sentía bien. Sólo padecía de hipertensión arterial. Sometida al examen de coronavirus, este resultó negativo. La devolvieron a su hogar en ambulancia en un día de lluvia y a los días después se habría vuelto a sentir mal, presentando una neumonía. Al regresarla al centro asistencial le volvieron a realizar el examen, pero esta vez fue positivo.

El certificado de defunción dice “neumonía por Covid-19”; y el caso de esta persona aparecerá hoy en el recuento oficial que entrega diariamente la autoridad de Salud, que dirá 5 fallecidos por Covid-19 en Magallanes.

“Esto es terrible”

El servicio religioso de la mujer fallecida estuvo a cargo del diácono Abelardo Saldivia Maichil, quien señaló a La Prensa Austral que este tipo de funerales representan una experiencia muy dolorosa para los dolientes, porque no pueden participar más de dos o tres personas.

“Esto es terrible, pero a la vez es un llamado de atención porque muchas veces nos alejamos de las personas que amamos y queremos, y recién cuando vivimos la pérdida de un ser querido, nos damos cuenta de que la familia es lo más importante”.

Por lo mismo expresa su satisfacción de poder acompañar a las familias y entregarles consuelo y paz a través del servicio diaconal.

Es importante que dentro de las obligaciones sanitarias que impone la pandemia, la gente sienta la alegría de poder despedir cristianamente a un familiar.

Entiende que todos quieran despedir a sus deudos rodeados de familiares, amigos y seres queridos, pero hoy esto no se puede. “Es una experiencia muy fuerte y dolorosa, pero a la vez sentimos la alegría de saber que la fallecida está en un lugar maravilloso y que solamente nos antecedió y pronto estaremos todos juntos”.

La principal recomendación que entrega en estos momentos tan difíciles, con un virus que avanza a pasos agigantados, es a cuidarse mucho. “Este asunto no es un juego y no entiendo cómo andan tantas personas en la calle, rompiendo todos los protocolos, y no ven el sufrimiento de tantas familias, algunos llegando hasta la instancia de perder un ser querido. Por eso la importancia de respetar lo que nos pide la autoridad”.

El pesar de la familia

La familia de la nueva víctima fatal, transmitió su doloroso sentir a través de la red Facebook, remarcando que “estuviste luchando casi 6 días contra este maldito virus, pero no se pudo. Ya descansas en paz, dejándonos un gran dolor. Sólo te pido que desde el cielo nos ilumine y nos cuide, nos ayude a dar fuerzas para mi viejito. Ha pasado tan rápido este día, que aún no creo que yo como hijo y mi sobrina te hubiésemos ido a dejar al cementerio en representación de toda la familia. Sólo me queda decirte gracias, muchas gracias por todos esos lindos momentos que vivimos como familia. ¡Adiós mamita linda!”.

La Prensa Austral

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.